Sérum facial: para qué es util, cómo usarlo, cuál elegir

Aquí tienes la guía para elegir un sérum facial, con muchos consejos para compaginar las necesidades de la piel, las texturas y los ingredientes.

Un sérum facial es un producto cosmético rico en principios activos, con una doble función: potenciar el efecto de los tratamientos posteriores y satisfacer las necesidades específicas de la piel. Muchas marcas de cosméticos ofrecen sérums faciales de alto rendimiento dirigidos a cada necesidad de la piel, pero ¿cuál usar? Aquí tienes una guía útil para orientarte entre las muchas propuestas hidratantes, antienvejecimiento, rellenadoras y calmantes del mundo de los sérums faciales. Sólo tenemos que averiguar todo, pero realmente todo, sobre el sérum facial: qué es, cómo aplicarlo de la mejor manera, cuándo ponerlo y cómo elegir el más adecuado para nuestra piel.

¿QUÉ ES EL SÉRUM FACIAL?

El sérum facial es un producto cosmético, de consistencia líquida o en gel, que contiene una alta concentración de principios activos útiles para mejorar la piel. Gracias a su textura ligera, se absorbe rápida y fácilmente, consiguiendo penetrar en las capas más profundas. EL sérum facial también puede utilizarse en el cuello y el escote.

¿PARA QUÉ SIRVE EL SÉRUM FACIAL?

El sérum facial se utiliza para potenciar los efectos de los tratamientos que posteriormente aplicamos a nuestra piel y para satisfacer sus necesidades específicas. De hecho, hay sérums hidratantes, antiarrugas, antioxidantes, antiedad, purificantes o iluminadores. Los sérums faciales pueden utilizarse en todo tipo de pieles, incluidas las sensibles, gracias a sus fórmulas ricas en ingredientes suavizantes, calmantes y lenitivos.

¿CÓMO APLICAR EL SÉRUM FACIAL?

La mejor manera de aplicar el sérum facial es realizar movimientos desde el interior hacia el exterior de la cara, evitando normalmente la zona de los ojos. El truco consiste en repetir el movimiento frente al espejo, moviendo las manos como si estuvieras dibujando un corazón. Debe aplicarse primero en la parte inferior del rostro (desde las mejillas a los pómulos, hasta la barbilla), y después en la parte superior (desde las mejillas a la frente, volviendo a unir las manos con la barbilla). Para que el producto penetre, es importante tirar ligeramente de la piel y aplicar una presión muy ligera.

¿CUÁNDO APLICAR EL SÉRUM FACIAL?

El sérum facial debe aplicarse después de una limpieza adecuada y antes de la crema diaria de día o de noche. El sérum debe utilizarse una o dos veces al día, según las indicaciones de la etiqueta del producto elegido. En el caso de los sérums que contienen más de un 2% de ácido glicólico, es preferible aplicarlos por la noche. Este ácido tiene una acción fotosensibilizante y en caso de exposición al sol podría favorecer la aparición de manchas. Si la utiliza durante el día, acompáñalo siempre con cremas faciales con FPS. Lo mismo ocurre con los sueros que contienen alfahidroxiácidos AHA (ácidos lácticos, mandélico y cítrico) y betahidroxiácidos BHA (ácido salicílico).

¿A QUÉ EDAD SE DEBE UTILIZAR EL SÉRUM FACIAL?

No existe una regla de oro para empezar a utilizar el sérum facial, pero la máxima «lo bien empezado está medio hecho» es sin duda la más adecuada. En el caso de las pieles secas y deshidratadas o, por el contrario, de las pieles grasas con problemas de brillos y poros dilatados, es bueno utilizar un sérum específico incluso durante la adolescencia. Por ello, elige desde joven un sérum hidratante o matificante con acción seborreguladora. Para los afortunados que, en cambio, tienen una piel normal sin ningún problema particular, los veinticinco años pueden ser aproximadamente el año cero para incluir un suero facial hidratante en su rutina diaria de cuidado de la piel.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UN SÉRUM FACIAL Y UNA CREMA?

El sérum facial y la crema no son intercambiables entre sí y el sérum facial no sustituye a la crema hidratante. El sérum facial, de hecho, es un producto complementario y capaz de potenciar el efecto de la crema hidratante. Las diferencias, en primer lugar, se aprecian en la textura: el sérum es más ligero y casi sin grasa, mientras que la crema tiene más cuerpo y es más rica. Entonces para entendernos mejor: el sérum se ocupa de la parte más profunda de la epidermis y la crema nos permite mantener la piel hidratada o matificada, si es necesario, la capa más superficial. Por último, no olvides que el sérum, a diferencia de la crema facial, no suele tener protección solar.

¿PUEDEN UTILIZARSE SÉRUMS Y CREMAS PARA DIFERENTES NECESIDADES?

¡Claro que sí! Si la piel tiene una necesidad particular, es útil una rutina de cuidado de la piel específica, pero si hay varios problemas que resolver, el sérum y la crema trabajarán en sinergia, complementándose entre sí. Tomemos como ejemplo una piel que ya no es joven, con problemas de brillo o poros dilatados. Este tipo de piel puede beneficiarse mucho del uso de un sérum purificador y seborregulador, combinado con una crema facial elastizante o antiedad. Lo importante, como siempre, es conocer bien tu piel y sus necesidades, para interpretar sus señales y tratarla con los productos más adecuados.

¿SE PUEDEN UTILIZAR DOS SÉRUMS AL MISMO TIEMPO?

Sí, se puede. Dependiendo de las necesidades de su piel, puede utilizar varios sérums específicos al mismo tiempo. Sin embargo, hay dos cosas esenciales. Deje pasar unos minutos entre la aplicación de un sérum y otro. Elija texturas e ingredientes que no entren en conflicto (por ejemplo, un uso excesivo de ácidos podría irritar y sensibilizar la piel). Incluso hay sérum con dos ingredientes activos en la fórmula. Pensemos en un sérum facial para pieles mixtas: los principios activos deben actuar tanto en las zonas secas como en las grasas.

¿ES CIERTO QUE LA PIEL SE ACOSTUMBRA A USAR EL MISMO SÉRUM?

Sí, es cierto. Por desgracia, la piel tiene «memoria», lo que la lleva a acostumbrarse a los principios activos y a las sustancias utilizadas durante demasiado tiempo. Para evitar este problema, puede ser útil alternar entre varios sérums faciales para maximizar sus efectos y resultados. O cambiar la marca o el tipo de sérum de una temporada a otra. De hecho, las necesidades de la piel en climas cálidos son diferentes a las del invierno. Es importante mantenerse informado sobre los nuevos sérums faciales para poder evaluar productos alternativos adecuados para nuestra piel.

¿PARA QUÉ SIRVE EL SÉRUM DE ÁCIDO HIALURÓNICO?

El sérum facial de ácido hialurónico es útil para quienes tienen la piel seca o deshidratada, pero también para quienes quieren combatir las arrugas, los signos de envejecimiento y la falta de elasticidad. El ácido hialurónico es un componente fundamental del tejido conjuntivo humano y sirve para mantener la piel elástica, tonificada y llena. Su producción disminuye naturalmente con el paso del tiempo. Por ello, es necesario reintroducirla a través de productos cosméticos y de cuidado de la piel para devolverle la firmeza y la hidratación.

SÉRUM FACIAL: ¿CUÁL ELEGIR SEGÚN EL TIPO DE PIEL?

No nos cansamos de repetir que cada piel es diferente y sólo conociéndola a fondo podemos encontrar los productos más adecuados para cada necesidad y exigencia. Por lo tanto, incluso en la elección del mejor sérum facial debemos tener en cuenta estos factores. A continuación, te indicamos cuáles son los ingredientes más útiles para cada tipo de piel, para que puedas elegir fácilmente el sérum adecuado leyendo el inci.

  • Pieles secas y deshidratadas: los sérums más útiles tienen un alto poder hidratante y contienen ingredientes como el ácido hialurónico, la manteca de karité y aceites vegetales preciosos (oliva, coco y argán). Los sérums enriquecidos con agua termal también son muy buenos, con una acción no sólo hidratante sino también calmante. ¿Un consejo? Entre los mejores productos de Drunk Elephant, el sérum B-Hydra es un excelente hidratante que es bien tolerado por todo tipo de pieles.

  • Pieles mixtas, grasas y con impurezas: es mejor preferir sérums ricos en ingredientes naturales y libres de siliconas y parabenos, que podrían empeorar la obstrucción de los poros. Para las pieles muy impuras, los ácidos pueden ser aliados válidos. Los ácidos salicílico y glicólico, que tienen una acción exfoliante y deben utilizarse con moderación, o el ácido mandélico, que es más delicado. El zinc y la vitamina B3 también son útiles para purificar la piel. El aloe ayuda a mantener la hidratación necesaria y también tiene una acción calmante. En este tipo de pieles suele ser muy efectivo el sérum low cost Niacinamida 10% + Zinc 1%, entre los productos estrella de The Ordinary.
  • Pieles maduras: si el problema son las arrugas y las líneas de expresión, los mejores sérums faciales son los basados en colágeno, ácido hialurónico y elastina. Igualmente, útiles son los péptidos, las ceramidas, la baba de caracol y los aceites nutritivos y elastizantes como el aguacate, el argán y la rosa mosqueta. Para combatir las manchas de hiperpigmentación, en cambio, pueden ser útiles los productos que contienen vitamina C, retinol y extracto de regaliz con acción iluminadora. Para amplificar los efectos de los activos antienvejecimiento, puedes utilizar un sérum facial de vitamina C, una panacea para muchos problemas. Como sérum global antiedad puede probar el sérum redensificador y rellenador Collistar Magnifica.
  • Pieles sensibles: necesita sérums faciales calmantes, a ser posible orgánicos y ricos en ingredientes naturales. El arroz, la avena y las flores como el hamamelis y el aciano son buenos ingredientes para las pieles más delicadas, gracias a sus propiedades suavizantes y calmantes. También es muy útil un aceite ligero como el de almendras. Sin embargo, están prohibidos los sueros que contienen siliconas, petrolato y fragancias sintéticas.

Espero haberte ayudado con esta guía para elegir y comprar el sérum adecuado.

¿Ha introducido ya sérums en tu rutina de cuidado de la piel? ¿Cuáles son tus sérums favoritos para mantener tu piel feliz? Cuéntenos tus hábitos y opiniones en los comentarios.

Hasta pronto♥

Leave a Reply